Fabricantes

Antitranspirante: peligroso por dentro y por fuera

Publicado el : 19/02/2019 13:58:39
Categorías : Zero Waste

Los egipcios utilizaban aceites esenciales en el intento por controlar el olor corporal, hasta ahí íbamos bien, sin embargo, durante muchos años, se cometió el gran error de relacionar la sudoración con el mal olor. Hoy sabemos que el mal olor viene de bacterias que viven en las axilas y no del sudor en sí, entonces, ¿porque luchar contra algo natural de nuestro cuerpo? 

 

¿Conoces la diferencia entre un desodorante y un antitranspirante?

Súper resumido, el desodorante mata bacterias para así, evitar el mal olor. El antitranspirante, tiene dos trabajos: mata bacterias para reducir el mal olor y tapa tus poros con aluminio para reducir la sudoración. Pero… recordemos que la sudoración es una forma de eliminación de toxinas de nuestro cuerpo, no frenemos este proceso con el uso de antitranspirantes sintéticos. 

Como frecuentemente leemos, hay ciertos ingredientes que debemos evitar en nuestros desodorantes y antitranspirantes, tales como los parabenos, aluminio, triclosán, colorantes y fragancias artificiales. Hay estudios que han demostrado que altos niveles de aluminio han sido encontrados en tejido cerebral de personas con Alzheimer y en tejidos mamarios de mujeres con cáncer de mama. Si es tan sencillo evitar estos elementos en nuestros cuerpos, ¿por qué no hacer el cambio a una opción natural?   

Así como los antitranspirantes comerciales pueden ser dañinos por dentro, pueden serlo por fuera: el empaque plástico en el que vienen la mayoría de estos productos se queda durante años en nuestro planeta y muchas veces terminan contaminando el suelo o el agua. 

Actualmente existe una gran diversidad de opciones naturales, orgánicas y hasta veganas de desodorantes, inclusive algunas en envases de cartón reciclado, utilizando cero plástico. Olvida que lo natural no funciona, eso es del pasado, date una oportunidad e intenta alguna opción sin químicos o ingredientes industrializados y te aseguro que te sorprenderás de los resultados. Recuerda que sudar no es sinónimo de oler mal.
 
Alberto Cibrián

Naturalmente, Director.